martes, 6 de marzo de 2012

Grecia Classica cierra sus puerta

Sintiendolo mucho debido a que la pagina no tiene muchos visitantes, me veo obligado a cerrar el blog, si alguien desea retomarlo por favor pongase en contecto con apb1998@gmail.com Yo personalmente regalo el blog pero si nadie responde antes del domingo a la 13:00 horario español el blog desaparecera. Muchas gracias a todos sus visitantes

domingo, 17 de abril de 2011

Imperio Macedonico

Macedonia era una polis del norte de Grecia, que se organizaba como una monarquía de carácter absoluto que era apoyada fuertemente por la aristocracia, y que a partir del gobierno del rey Filipo II, entre los años 359 y 336 a. de C., aumentó considerablemente su poder militar.

La principal novedad que aportó Filipo II al desarrollo de la evolución histórica del pueblo griego, fue su concepción del Estado nacional griego. La noción de Filipo II, representaba una práctica original en medio de la tradicional preferencia griega por el Estado urbano basado en la polis: sólo la religión y el deporte actuaban como elementos aglutinadores del pueblo griego. En el aspecto político, las anfictionías (división de las polis griegas en Ligas) consolidaron las autonomías regionales y fomentaron los conflictos bélicos entre las polis.

La propuesta de Filipo consideraba la fundación de un Estado nacional griego, con una autoridad central encargada de fortalecer la cohesión entre los helenos, más allá de los lazos deportivos y religiosos. Siguiendo el curso lógico, las intenciones de Filipo chocaron con los intereses de Atenas, que a través de Demóstenes, manifestaron su rechazo y señalaron como una amenaza a los macedonios. En este contexto, el gobernante macedonio inició una campaña militar para someter a las polis griegas; sin embargo, estas fueron sostenidas en forma clandestina por Persia, reino que no veía con buenos ojos el crecimiento del poder de Filipo.

El año 338 a. de C. fue decisivo para el destino de los griegos: luego de vencer en la batalla de Queronea, Filipo impone su doctrina del Estado nacional frente a las autonomías locales representadas por Atenas, Esparta, Tebas, y el resto de las polis. De esta forma, Filipo rompe con la tradicional fragmentación de los griegos, y el helenismo se transforma en la base de su gobierno.

Las intenciones expansionistas de Filipo se ven truncadas el año 336 a. de C., cuando en medios de los preparativos para lanzar una campaña militar sobre su gran enemigo Persia, es asesinado por un soldado de su propio ejército.

Es preciso destacar, que tal vez imaginando su repentino deceso, Filipo encargó a Aristóteles que preparara a su hijo Alejandro, y desde sus 14 años le acompañó y educó.

Alejandro, apodado Magno (“el grande”), le sucedió en el trono a los 20 años e inmediatamente llamó a las polis helenas a una asamblea en Corinto.

En esta reunión, Alejandro confirma su poder, al hacer que el resto de las ciudades lo reconozcan como su líder; no obstante, Tebas se mostró contraria a aceptar esta imposición y fue destruida por los legionarios de Alejandro Magno, los que solamente dejaron en pie la casa del poeta Píndaro y los templos de los dioses.

Una vez consolidada su posición, Alejandro retoma los planes de su padre y se lanza contra los persas en el año 334 a. de C., atravesando los Dardanelos junto a los 35.000 soldados que componían su ejército, con los que venció en la batalla del río Gránico en la zona de Frigia. Estando en Asia Menor, Alejandro conquistó las polis jónicas y avanzó por la península de Anatolia, logrando acercarse al imperio persa.

En Issos, en el año 333 a. de C., Alejandro se enfrentó con Darío III y le venció, junto con destruir el poderío de los persas; sin embargo, le perdonó la vida a él y su familia. Luego de su triunfo sobre Persia, Alejandro conquistó los territorios de Siria y las costas del Líbano; enseguida, anexó pacíficamente a Egipto, y en el delta del Nilo fundó la ciudad de Alejandría, en el año 332 a. de C.

Posteriormente, las legiones alejandrinas se dirigieron hacia las tierras de Mesopotamia, en donde se reencontraron con Darío III, en la batalla de Arbelas. Esta vez, en la ciudad de Nínive, las fuerzas persas compuestas por 200.000 tropas de infantería, 45.000 caballeros y 150 carros de guerra; no obstante, nuevamente las fuerzas de Alejandro se impusieron, provocando la huida de Darío III.

En su persecución, Alejandro penetró en Babilonia, Susa y llegó hasta Persépolis, ciudad que mandó a incendiar. Con los grandes tesoros pertenecientes a los gobernantes derrocados, el botín obtenido permitió a Alejandro solventar sus expediciones y avanzar hasta las riberas del mar Caspio, en busca de Darío III; finalmente, en la provincia de Ecbatana, zona en la que hallaba asentado, Alejandro se enteró de la muerte de Darío y continúo internándose en Asia sometiendo a su paso los territorios de Uzbekistán y Afganistán.

Es preciso señalar, que con la definitiva caída de los persas y Darío III, Alejandro encontró la posibilidad de convertir el Estado nacional heleno en un Estado imperial, adelantándose a Roma en la constitución de un poder cosmocrático.

A medida que Alejandro acumulaba territorios, también expandía la cultura helenística por las estepas de Asia: se produjo un sincretismo protagonizado por la mezcla de la tradición helénica con las tradiciones surgidas entre las primeras civilizaciones humanas.

Un ejemplo de las intenciones “helenizantes” de Alejandro fueron las múltiples ciudades que fundó y bautizó como Alejandría, al igual que en Egipto. Sin embargo, mientras Alejandro helenizaba a los pueblos asiáticos, simultáneamente incorporaba elementos asiáticos al modo de vida griego; ello es parte de la estrategia de Alejandro para concretar su gran sueño: la unión de Oriente y Occidente en un único Estado universal.

El sincretismo cultural se vio reforzado con la costumbre adoptada entre los legionarios imperiales de contraer matrimonio con mujeres asiáticas. De hecho, el propio emperador se dio el ejemplo; el resultado en la práctica fue el surgimiento de la Civilización Helenística, también denominada alejandrina.

Las intenciones del emperador de levantar un Estado universal, lo llevaron a él y a sus guerreros hacia el valle del Indo, lugar donde arribó en el año 372 a. de C. En las tierras del subcontinente indio, Alejandro se enfrentó con el ejército de elefante del rey Poros y lo derrotó, esta victoria alimentó el ímpetu del emperador y quiso seguir avanzando hacia el Oriente.

No obstante, sus tropas estaban cansadas lo que le obligó a regresar. En su viaje de retorno a Macedonia, Alejandro de paso en Babilonia, fue mordido por un mosquito y contrajo el paludismo; esta enfermedad era de carácter letal, y el más grande gobernante del mundo antiguo, falleció en el año 323 a. de C. a la edad de 33 años.

El repentino deceso de Alejandro produjo el fraccionamiento de su imperio y, además, el decaimiento de la cultura helenística; los territorios imperiales fueron divididos dando forma a pequeños reinos llamados estados helenísticos. Estos fueron repartidos entre cuatro poderosos generales de su ejército, también conocidos como diácodos: Cassandro, se quedó con Macedonia, Lisímaco con Tracia, Seleuco conservó Siria, y Ptolomeo gobernó Egipto.

En este punto, llega a su fin el estudio y análisis de la evolución histórica de la vasta cultura surgida en Grecia; a partir de este momento, la luz del pueblo griego se paga y comienza a brillar en la bota italiana la Civilización Latina.

El apogeo de la Península Itálica, coincidió con el desmoronamiento del Imperio Alejandrino, y pronto las polis griegas se convirtieron en provincias romanas.

sábado, 16 de abril de 2011

La Guerra del Peloponeso

La guerra del peloponeso fue el resultado de un cúmulo de resentimientos entre dos sectores bien diferentes, por un lado Esparta, la polis de los guerreros, de la militarización social, y por otro la de Atenas, polis cultivada artísticamente y con un modelo político que distaba de su enemiga en todos los sentidos.
La diferencia política es que Esparta se basó en un sistema de birregencia, reinado de dos reyes simultáneamente, y que estuvo en vigencia durante mucho tiempo, Atenas por su parte acababa de instaurar la democracia, y su sistema político estaba regido por una asamblea popular que aprobaba sus resoluciones con el voto de sus ciudadanos. Así mismo, la economía ateniense se basaba en el control marítimo y en la exportación e importación de materias con el extranjero, mientras que la economía peloponesa estaba basada principalmente en una agricultura de subsistencia.
Pero Esparta poseía un enorme sentido militar, es hecho conocido que los niños eran apartados desde corta edad del control de sus padres y educados bajo la tutela férrea de militares profesionales dejando que crecieran en condiciones extremas, alimentándose de poca comida y vistiendo ropas finas para fortalecer sus cuerpos de tal manera que pudieran sobrevivir en los momentos más adversos de la batalla.
El hecho que los Peloponesos durante la guerra con los Persas , las llamadas guerras médicas, no hubieran apoyado los intereses griegos más que de manera representativa hizo que la tensión entre ambas ciudades fuera aumentando. Cada una de las ciudades fundó una Liga (una agrupación de polis para proteger intereses comunes), por un lado Atenas fundó con sus aliados La liga de Delos, y los Espartanos fundaron la Liga del Peloponeso. Si nos fijamos en el mapa comprobaremos que Atenas se alió con polis marítimas principalmente mientras que los espartanos expandieron su poder en territorios de control terrestre. Lo cierto es que las riquezas que adquirieron los Atenienses fue de menos a más, su Liga, La délica, ofrecía el pago de unos tributos anuales que eran recaudados y guardados bajo la tutela de la Isla de Delos, los atenienses con su líder Pericles, hicieron uso de esos tributos para reconstruir su acrópolis, destruida completamente por los Persas, y para embellecer su ciudad, eso le reportó grandes beneficios económicos. La Construcción de monumentos hizo que aumentara en número su población y que se precisara mano de obra en todos los ámbitos, desde artesanos del mármol, hasta vendedores de alimentación, la ciudad crecía...pero no solamente a un nivel económico sino de prestigio y ciertamente eso no fue del agrado de los espartanos, mucho más austeros.

Por lo tanto, vemos que en el inicio de las guerras del peloponeso, había más un componente de poder, que las ganas de apoyar a polis potencialmente en peligro. Desgranaremos pues en tres fases la guerra Atenas-Esparta.

primera fase 431 a.c - 421 a.c INVASIÓN DEL ÁTICA
Durante este período, Los Espartanos invaden la región del Ática.
Las polis, aliadas de la Liga de Delos, huyen de sus ciudades buscando el cobijo de Atenas y refugiándose bajo la protección de sus murallas, no obstante es tal la cantidad de ciudadanos que entran en masa, que Pericles decide que deben salir de la ciudad, dejándola a la entera disposición de los Espartanos. Arquidamos, líder de las tropas peloponesas, entra en la ciudad y la devasta, paralelamente las tropas atenienses deciden bloquear el flujo marítimo de víveres, por lo que los espartanos temiendo morir de hambre huyen a campo abierto, los atenienses ya pueden por fin regresar a su ciudad....lo que nadie se esperaba es que en el año 430 a.c la enfermedad de la Peste acabara con un cuarto de la población, incluyendo al propio Pericles que fallece en el 429 a.c.

A la muerte de Pericles, accede al cargo Cleón, la ciudad era un auténtico foco de la epidemia, en parte ello permitía mantener alejadas a las tropas peloponesas, que temían un contagio masivo, pero hasta cuando?
En el 425 a.c, la enfermedad ya estaba paliada y de hecho hubo un intento de reanudar un período de paz entre ambas polis, pero Cleón, se niega envalentonado en parte por las batallas vencidas contra los espartanos. Una nueva batalla enfrenta a Cleón y a Brasidas, este último líder de los peloponesos, pero mueren ambos en la contienda, por lo que de nuevo se inicia un período óptimo para la paz, las dos polis habían perdido miles de hombres y a sus máximos cabecillas, era el momento de volver a la reconstrucción de las ciudades. Fue Nicias, quien se encarga de redactar un tratado de paz, con una duración de 50 años y que otorgó una cierta tranquilidad.

segunda fase 421 a.c - 412 a.c SIRACUSA

Los espartanos rompen el tratado de Nicias, en el momento en que deciden invadir la ciudad de Nantinea, situada en territorio peloponeso pero aliada de Atenas. Ello fue el detonante y la excusa perfecta para iniciar de nuevo un período bélico a escasamente un año de haber firmado el tratado de paz. En otro frente Siracusa, polis pro-espartana, intenta invadir a las polis vecinas de la isla, éstas solicitan la ayuda de Atenas que les corresponde enviando a Alcibiades, a la cabeza de una tropa de más de 30.000 hombres y un centenar de barcos. Las intenciones atenienses, si bien en principio o en forma era la ayuda de las polis aliadas, en el fondo lo que ansiaba era el control total de la Isla que le permitiría aprovechar los bienes materiales y geográficos. En el 415 a.c, Alcibíades atraca en la isla, no obstante la profanación de un templo en Atenas que le apunta como culpable a él mismo, hace que deba regresar para declarar ante la asamblea. Lejos de regresar y temiéndose lo peor, decide desertar de las filas atenienses y solicitar amparo a Esparta, quien se sirve de sus informaciones para acabar con tropas las tropas sitas en Siracusa y ahora comandadas por Nicias. La derrota de los Atenienses fue abrumadora, de los más de 30.000 hombres que llegaron a Siracusa, sólo regresaron a Atenas 2000 de ellos, dejando prácticamente destruida la infraestructura militar de la que alardeaba Atenas. Ahora ya no podían conquistar nuevos territorios, a duras penas podían defender su propia polis...

tercera fase 411 a.c - 404 a.c EL FINAL DE ATENAS

Atenas sabía que necesitaba a Alcibiades para volver a reestructurarse militarmente a pesar del fracaso de Siracusa, así que inicia conversaciones con éste para que regrese a Atenas. De hecho Alcibíades, después de desertar, no se sentía muy seguro bajo la tutela de Esparta, así que decide volver a su polis y dirigir de nuevo las tropas que dejó masacrar unos años antes. Su gran estrategia militar consistió en establecer negociaciones con sus eternos enemigos los persas, que ofrecieron ayuda para enfrentarse contra los lacedemonios, el éxito fue rotundo en la batalla de Cízico.
No obstante, los persas finalmente dieron su apoyo a los espartanos, quienes vencieron en la batalla de Notión. Después de sufrir la derrota, Alcibiades escarmentado decide retirarse.... lo cierto es que después de esto, los peloponesos ofrecieron un tratado de paz a Atenas, pero los partidarios del demagogo Cleofón, borraron cualquier posibilidad de tregua, insistiendo en la necesidad de dar batalla a Esparta.
En el 405 a.c. Lisandro, jefe espartano, se hace con el control del Helosponto, eso significaría el control total de los suministros de víveres y primeras materias a la región del Ática, acampó sus legiones alrededor de Atenas y esperó a que el hambre hiciera mella en los atenienses, en Abril del 404 a.c., los atenienses se rinden perdiendo todo lo que tenían y lo que tanto trabajo les había costado conseguir, una democracia firme, y un altísimo nivel cultural y artístico. El 404 a.c, marca el fin de la Dorada Atenas de Pericles y del esplendor de su imperio.

Por si no se ha entendido aqui teneis un esquema que os ayudara a entenderlo mejor.

3ª Guerra Medica

espués de la Segunda Guerra Médica, Atenas comenzó su reconstrucción. Las ciudades griegas integraron la Confederación de Delos con la finalidad de protegerse de futuros ataques y liberar a las colonias helenas del Asia Menor. Cada una de las ciudades integrantes aportaban dinero, armas y soldados.

La Confederación resolvió continuar la guerra contra los persas, y encomendó el mando a Cimón. Esparta se retiró de la lucha.

Cimón expulsó a los persas de Tracia, se dirigió al Asia Menor, sublevó las ciudades helenas; venció y destruyó las fuerzas persas en 465 a C. La contienda continuó durante más de veinte años, hasta que Artajerjes firmó el Tratado del año 449 a C. donde reconocía la independencia de las colonias helenas del Asia Menor, y la soberanía griega sobre el Mar Egeo.

2ª Guerra Medica o Batalla de las Termopilas

Muerto Darío, lo sucedió su hijo Jerjes, quien inició nuevamente el ataque a Grecia. Partió desde Sardes y cruzó los Dardanelos, atravesó Tracia, Macedonia y Tesalia.

Los soldados de infantería pesada de los persas eran llamados los Inmortales, eran la guardia personal del rey. Además contaban con una caballería de carros y arqueros, y una infantería ligera, con armas arrojadizas, éstos iban sin corazas.

Los griegos reunidos en congreso en Corinto, decidieron enfrentar a los invasores. El rey de Esparta, Leónidas, con sus 5000 hombres, se instaló en el desfiladero de las Termópilas para enfrentar allí a los persas, a los que rechazó en dura lucha después de dos días de batalla. Los persas en ese desfiladero no podían maniobrar con su caballería y quedaban anulados.

Leónidas decidió permanecer en el sitio con 300 oplitas.

Un traidor llamado Efialtes indicó a los persas el camino a través del bosque para lograr emboscar a los griegos, atacándolos por la retaguardia. Al ser sorprendidos, Leónidas y los 300 espartanos lucharon heroicamente y resistieron hasta morir.

En ese sitio se levantó un monumento de piedra, junto a un león, con un escrito del poeta Simónides que decía: "Caminante, ve a Esparta y dile que aquí yacemos por defender sus leyes".



Jerjes cruzó las Termópilas y avanzó hacia Atenas, ciudad a la que saqueó e incendió. Sus habitantes habían huido a refugiarse en la isla de Salamina.

En 480 a C., cerca de Salamina, la flota griega, inferior en número, atacó a los persas, que -con mayor cantidad de naves- no pudieron maniobrar y allí sufrieron una terrible derrota.

Jerjes regresó a su tierra y dejó una parte del ejército en Tesalia, al mando de Mardonio, quien fue vencido en Platea, en 479 a C. por el ejército griego al mando del rey de Esparta, Pausanias y de Arístides, y las naves persas sufrieron la derrota de Micala, lo que puso fin a la Segunda Guerra Médica.
Imagen de David Jackes: Leonidas en las Termopilas

1ª Guerra Medica

El ejército persa partió al mando del yerno de Darío, Mardonio, con la finalidad de invadir Grecia. A la par otra escuadra marchaba por la costa. Fueron atacados por los Tracios y la escuadra naufragó. Regresaron a Persia.

Mientras se pertrechaban para reiniciar la invasión, Darío pidió la rendición incondicional a Esparta y Atenas, y al ser rechazada ésta, atacaron Grecia por mar. Naves fenicias transportaban las fuerzas del imperio. Se apoderó de las Cícladas y de Eubea, y desembarcó en el Ática.

Los atenienses,junto con tropas aliadas de Platea, pero en inferioridad númérica, se enfrentaron a los Persas en la llanura de Maratón y los vencieron en 490 a C. El estratega Milcíades, el joven, fue el verdadero artífice de esta victoria.

Impidieron que desembarcaran en Atenas y las naves persas se retiraron.
Las bajas ascendieron a 6.000 por parte persa y sólo 192 por parte griega. Las tropas persas, derrotadas, regresaron al Asia, aunque no se había solucionado el conflicto entre persas y griegos, y al tiempo estallaría una nueva guerra.

Según cuenta la leyenda, Milcíades envió a Filípides a recorrer los 42 kilómetros que separaban a Maratón de Atenas para anunciar la victoria griega. Al llegar y después de pronunciar la frase «¡Alegraos, atenienses, hemos vencido!», se derrumbó por el esfuerzo y murió.

Grecia Clasica: Esparta

I. Datos geográficos:

Estaba ubicada en el valle de Eurotas, entre altas montañas, a unos 32 kilómetros del mar, en las laderas del monte Taigeto.

Abarcaba varias colinas bajas en su basta extensión. Los montes que la rodeaban constituían una defensa natural


II. Organización Social

La organización social ofrecía en Esparta rasgos diferentes a los del resto de las polis griegas. Esparta nació en el siglo IX a. de C. en el valle del río Eurotas y pronto conquistó toda Lacedemonia. Dado el pequeño número de espartanos, muy inferior al de los pueblos sometidos, los espartanos pusieron en práctica un sistema político que les impidiera ser absorbidos por los pueblos conquistados. En la sociedad espartana existieron los siguientes grupos:

Ciudadanos espartanos(Iguales), los espartanos de origen dorio, los únicos que tenían derechos políticos; se dedicaban al oficio de las armas.

Los periecos, conservaban su libertad personal y el derecho a sus tierras, no poseían derechos políticos, debían de pagarle tributos y estaban bajo el dominio de los espartanos y, estos establecían conexiones comerciales y suplían a sus amos de víveres y objetos industriales ya que los espartanos no hacían ningún trabajo y también tenían que contribuir con soldados a la formación del ejército espartano.

Los ilotas eran descendientes de los antiguos moradores de la Laconia, vivían malamente en las cercanías de Esparta y ellos eran quienes cultivaban las tierras. vivían sometidos y no tenían derecho a abandonar sus tierras, aunque los espartanos tampoco tenían a derecho a quitarles la tierra de cultivos, a menudo estos pueblos eran discriminados por los espartanos, pero en tiempos de guerra peleaban junto a los espartanos. Los ilotas eran mucho más numerosos que los espartanos, unos doscientos mil, mientras que los espartanos constituyeron unas nueve mil familias en la época en la que la ciudad estuvo más poblada.

A los espartanos no se les permitía emplear su vida como quisiera, no podían abandonar la ciudad y tampoco era bien visto que se peinasen y se cuidasen sus cuerpos. Las casas espartanas eran construcciones toscas, de piedra, barro y madera, no se permitía el menor adorno ni tener dentro de ellas oro o plata. Los espartanos no comían con sus mujeres si no que lo hacían en grupos de veinte hombres, habitualmente se alimentaban de una especia de sopa, el caldo negro, también quesos, higos y vino.

III. Organización Política

La forma de gobierno primitiva fue la monarquía, que se dio en las antiguas civilizaciones minoica y micénica y en las primeras polis. La monarquía fue sustituida por otras formas de gobierno: la aristocracia primero, después la tiranía y por último la democracia.

Esparta tenía un sistema político diferente, en el que destacaban las siguientes instituciones:

En Esparta habían siempre dos reyes que gobernaban al mismo tiempo, descendientes de las familias reales de los Agidas y los Euripóntides, que pretendían descender de Hércules. Los reyes eran de superior dignidad, ocupaban un lugar especial en los banquetes, les servían doble ración y les eran obsequiadas las pieles de los sacrificios. En tiempos de paz, iban vestidos como sus súbditos, y no eran más poderosos que los sacerdotes que ofrecían sacrificios. En la guerra iban a la cabeza de los espartanos y llevaba siempre cien guerreros selectos a su lado, comandaba las tropas y daba las ordenes de combate.

Los éforos eran los verdaderos dueños del gobierno, eran cinco y eran elegidos por el mismo procedimiento que los senadores, pero no gobernaban más que un año. Dirigían la policía, hacían de jueces, resolvían si había de hacerse la guerra o no, y también vigilaban a los reyes y a los senadores a los cuales podían sustituir.

La Gerousia o Consejo de ancianos, formada por 28 gerontes.

La Apella o Asamblea popular, integrada por todos los ciudadanos varones, mayores de 30 años, que a partir del siglo VI no votaba sino que se limitaba a ratificar las decisiones de los reyes.



IV. Ejército espartano

Los espartanos combatían a pie armados con coraza y casco, se reunían todos juntos unos a otros y llevaban lanzas, esta manera de organización se llamó falange , los espartanos siempre fueron los más ejercitados y valientes, no podía un espartano ceder lugar, si no que si era necesario habían de morir combat